Novedad:

La educación financiera

Te explicamos cómo se hace

Porque todos son afectados por las políticas económicas

Nadie puede evadir las consecuencias de las decisiones que toman los expertos en economía en torno a la distribución de las riquezas de un país. Un alza en los impuestos, el encarecimiento de los bienes, son sin lugar a dudas producto de esto. Es debido a lo anterior que estudiosos de todas partes del mundo coinciden en que se debe educar a las personas sobre los conceptos necesarios para comprender la dinámica económica particular de sus regiones y así lograr el correcto funcionamiento de cada rol en particular que cumplan las personas.

La economía que se enseña durante la educación primaria y secundaria ofrece herramientas que facilitan muy poco el entendimiento de los hechos que acontecen en el centro de la actividad financiera. Los problemas planteados durante las actividades prácticas y aquellas teorías tediosas rozan en lo arcaico y casi no tienen nada que ver con la movida económica actual.

Países como Suiza, Estados Unidos de América y China han modificado supensum de estudios y actualmente instruyen a los profesores de los niveles pre – universitarios para que estén en la posibilidad de enseñar, efectivamente, las definiciones que en economía y por ende, en el día a día, influyen en la oferta y demanda de los diferentes bienes y servicios. Otros Países como México han optado por sanear sus instituciones gubernamentales consiguiendo resultados muy apreciables.

En esos países se ha conseguido instalar un sistema financiero con múltiples aristas en los que se ven representados todos los miembros de la sociedad. La correcta educación financiera tiene efectos sorprendentemente positivos sobre la economía de un país porque faculta, a gran parte de la población, en materia de toma de decisiones a la hora de invertir. Les permite a todos vislumbrar los detalles cruciales para hacer de una empresa un negocio sustentable capaz de contribuir con el fortalecimiento económico de todos los involucrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*